jueves, 30 de enero de 2020

A partir de una hoja en blanco


A PARTIR DE UNA HOJA EN BLANCO

podemos disfrutar de un mundo lleno de posibilidades, de un gran espacio para poder crear cosas nuevas… a través de la escritura.
El lenguaje -oral y escrito- es clave en nuestras relaciones; lo que decimos y cómo lo decimos es la revelación externa de nuestro interior. Ser capaces de comunicarnos con los demás nos ayuda a formar lazos y a convivir.

Y es que parece increíble imaginar nuestra vida sin letras, sin escribir. Por costumbre, para matar la costumbre, por vivir otras vidas o revivir la propias, escribimos. ¡Podemos comunicar tantas ideas, reflexionar sobre tantos pensamientos, padecer ese sinfín de emociones o experimentar tantísimos sentimientos!                                                   

Enfrentarse a una hoja en blanco es como sentir la atracción de un lienzo que habla sin decir nada y que espera ansioso que pintes tu mundo en él.

En el infinito espacio de la hoja en blanco no hay niño o niña que se resista a dejar volar su imaginación modelando dibujos o trazando esos grafismos primitivos, esos primeros intentos de escritura plasmando esa gran creatividad que brota de sus vivarachas cabecitas.

Tampoco renuncia quien gusta forjar relatos, aquel, aquella, cuya inspiración de personajes, argumentos, diálogos o descripciones llega en cualquier momento sea paseando, en el metro o tomando un café. ¡Crear mundos e historias a partir de una hoja en blanco tiene que ser una sensación extraordinaria!

¿Y quienes pasan horas dibujando, esbozando incipientes proyectos o madurando bocetos?

 "Amphytruo" o cuaderno de visitas
realizado en cartulina con un juego de perforaciones.
Cubierto con un papel artesano de hojas de platanero.
La hoja en blanco rebosará de color en el cuaderno donde recopilar experiencias, anécdotas, aventuras y todo aquello que nos resulte seductor de ese viaje mas o menos largo o mas o menos lejano que nos ayudará a conservar los bellos momentos vividos; los libros de viaje se convierten en ese pequeño cofre del tesoro donde guardar vivencias, pensamientos y emoción.

Para quien lo mismo sean notas musicales preludio de una futura melodía, frases simples cargadas de alma y corazón o palabras sueltas en ese juego de estirar vocales o acentos intentando encajar en ese tarareo canturreado una y otra vez… escribir en la hoja en blanco será la pintura de su voz.
Todo entra en ese lienzo, todo entra en un cuaderno.


Cuadernos destinados a su uso como diario
especialmente personalizados a gusto del cliente.
Incluso la intimidad, porque no podemos olvidar a los amantes de los diarios. El acto de dialogar con nosotros mismos, escribir sobre lo que se quiera, lo que fluya, escribir como proceso para resolver preguntas interiores no necesita otra cosa que manos, pluma y papel.
La escritura es en el diario personal, esa válvula de escape que nos permite desnudarnos ante la hoja en blanco; entrar en contacto con las sensaciones, el tacto del papel, el peso del bolígrafo, la forma con la que la tinta se desliza sobre la hoja…se convierte en un momento de disfrute.





Un cuaderno que está por escribir es el mejor regalo que se puede recibir. Por sus hojas pasan pensamientos, ideas, confesiones, … incluso el tiempo.
Mientras tiene hojas por rellenar es ese cómplice que nos acompaña cada día.



Selección de cuadernos realizados en nuestro taller pudiendo ser
diseñados por nuestros clientes al poder elegir materiales, formatos,  colores y creando así algo exclusivo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario